¿Semen escaso? ¿Cómo producir más esperma?

Seguro que alguna vez nos hemos quedado fascinados ante la cantidad de semen que ‘desalojan’ los actores de películas para adultos y como, al compararlo con las nuestras, nos hemos preguntado si algo andaría mal. Por este motivo, y dado que la producción de esperma tiene mucho que ver con la virilidad, hemos decidido ‘hacer los deberes’ e investigar a través de la Red qué podemos hacer para aumentar nuestra cantidad de semen. Estos han sido los resultados:


1. Utilizar suplementos naturales para producir más esperma

El consumo de estos comprimidos puede ayudarnos a mejorar la producción de esperma en el organismo. En su mayoría, este tipo de complementos están elaborados utilizando una mezcla de ingredientes naturales que actúan directamente sobre la creación de semen. Por tanto, a mayor consumo mayor producción. Algunos de ellos son:

  • – L-arginina: oligoelemento que se encuentra, entre otros, en los crustáceos, la soja y en los frutos secos. Su consumo fomenta el volumen del eyaculado además de ayudar en el tratamiento de diversas disfunciones sexuales.
  • – L-carnitina: aminoácido natural que se encuentra en la leche así como en las carnes rojas. Se relaciona con la movilidad de los espermatozoides y se recomienda durante procesos de infertilidad.
  • – Ácido fólico: vitamina dentro del grupo de la vitamina B necesaria para la formación de proteínas y de los glóbulos rojos. Combinado con zinc forman un dúo perfecto para aumentar la producción de esperma.


2. Cambiar la dieta para mejorar la cantidad de semen

El consumo de ciertos alimentos también puede ayudarnos con nuestro objetivo. Aumentando la ingesta de frutas, verduras y legumbres así como de carnes poco magras y de pescados, tanto blanco como azul, proporcionará al organismo los nutrientes necesarios para incrementar el volumen de nuestras eyaculaciones. En todo caso, una dieta equilibrada siempre será un éxito no sólo para aumentar la cantidad de semen sino para disfrutar de nuestras relaciones íntimas.


3. Utilizar ropa interior holgada y dejar de usar calzoncillos ‘slips’

Aunque parezca una lección de moda, usar ropa íntima que no comprima o ‘deje respirar’ la zona donde se encuentran nuestras partes pudendas también puede influir en la cantidad de esperma que generamos. Por esto es tan importante dejar de utilizar calzoncillos tipo bañador náutico y optar por una opción mucho más relajada y menos opresiva que mantenga el área despejada y relajada el mayor tiempo posible.


4. Realizar ejercicio físico a menudo

Un estudio de hace apenas tres años (2013), concluyó que aquellos hombres que realizaban asiduamente una actividad física tenían una mayor cantidad de esperma que aquellos que llevaban una vida más sedentaria. Cabe recordar que al practicar un deporte, ya sea asistiendo al gimnasio o jugando al fútbol con amigos, aumentamos los niveles de testosterona que, además, están íntimamente relacionados con la producción de semen.


5. Limitar el consumo de alcohol

Un descenso en la ingesta de bebidas alcohólicas no parece tener mucha relación con la cantidad de semen y, sin embargo, sí que la tiene. Así, cuando consumimos alcohol el hígado se ve afectado en su funcionamiento provocando un aumento en los niveles de estrógeno que acaba por interferir en la producción de esperma en el organismo. De sobra es sabido, además, que el alcohol es uno de los peores enemigos de la líbido y de las relaciones sexuales. Rebajar su consumo nos puede ayudar de muchas formas además de aumentar el volumen de nuestro semen.


6. Acabar de una vez con los malos hábitos

Además del alcohol también existen otras adicciones que son hostiles a la producción de semen, entre ellas el tabaco o las drogas recreativas. Sin necesidad de que caigamos en una vida monasterial, es importante encontrar un equilibrio en nuestro estilo de vida y optar por unas costumbres más sanas que no sólo favorezcan a nuestro esperma sino también a nuestra salud en general.


7. Evitar factores que creen bajos niveles de energía

Tal y como antes mencionábamos, los niveles de testosterona influyen sobre la producción de esperma en el organismo. Si por cualquier razón estos niveles se desestabilizan y se ven reducidos, esta situación puede provocar decaimiento, falta de apetito sexual y desequilibrio mental. Por tanto, mantener la testosterona a raya es esencial para mejorar el volumen de nuestro semen. Para ello podemos bajar de peso, realizar una actividad física o simplemente adquirir complementos naturales que nos den más vitalidad.


Imagen por cortesia de cooldesign de FreeDigitalPhotos.net

Comparte en tus redes socialesShare on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on Google+
Google+
Share on LinkedIn
Linkedin
Pin on Pinterest
Pinterest

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *