¿Qué es el squirting?

Cuando de repente te hablan de squirting y no sabes que es terminas leyendo este artículo. Así que, igual nunca lo has experimentado o igual es el momento de que empieces a experimentarlo. No es algo que puedan conseguir todas las mujeres pero te queremos contar de qué se trata.
Al final la eyaculación masculina es algo de lo que se ha hablado, y estudiado, muchísimo pero sobre la femenina no. Como ya dijimos, parece que ha ido el gran desconocido de la sexulidad. Pero como esto ha cambiado, ahora tenemos muchísima información y este ha sido uno de los últimos términos en salir a la luz.
¿Qué es el squirting? Básicamente es un término que define qué la eyaculación femenina pero concretamente se llama squirt cuando esa eyaculación va acompañada de un chorro de grandes cantidades de líquido.
Es un término que se ha puesto de moda desde hace relativamente poco y que cada vez se fomenta más. Es más, es una de las categorías estrella de cualquier site pornográfico. Sin embargo, aunque tú llegues al climax y sientas placer, no tienes porque experimentarlo. Depende mucho de cada persona. Y vamos a ver porqué justo abajo.

¿Cómo se consigue la eyaculación femenina o el squirting?

Lo primero que debes saber sobre cómo lograr un squirt es que se debe estimular el punto G. Éste es el que se encargará ese líquido que comentábamos.
Para que te hagas una idea, el squirt se alcanza gracias a unas glándulas llamadas “glándulas de Skene”. Por lo tanto, dependiendo del tamaño de las glándulas que tú tengas saldrá, o no, ese flujo vaginal.
Si no lo consigues no debes frustrarte, ni desesperarte. Básicamente porque igual tu cuerpo no está preparado para ello y segundo porque hay que tener mucha paciencia. Piensa que la mayor parte de las mujeres llegamos al orgasmo con ayuda de la estimulación del clítoris, no únicamente con penetración. Y para conseguir el squirting hace falta estimular el punto G mediante penetración. Así que, tienes que tener paciencia y tener confianza con tu pareja si quieres conseguirlo. Es importante que a la vez que intentas eyacular de esa forma, disfrutes del sexo. Otra opción es que intentes alcanzar el reto tú sola; es otra opción.

Consejos y recomendaciones para lograr el squirting

Siguiendo un poco con la filosofía anterior, si quieres tener un squirt es importante que disfrutes. Y vamos a darte algunos consejos que te pueden servir. Inténtalo y lo dicho, si no lo consigues no pasa nada. Vas a seguir disfrutando del sexo o de la masturbación igualmente. No es algo que te vaya aportar más placer.
Vamos a darte un mix de consejos que te pueden ayudar tanto para conseguirlo en pareja, como también para conseguirlo tu misma mediante la masturbación.

1. Disfruta

Lo más importante es que disfrutes. No pienses continuamente en conseguirlo, si sale sale y si no sale no sale. Así que, siéntete a gusto como cualquier otra día que vayas a mantener relaciones sexuales o como cualquier otro momento en el que te ha apetecido disfrutar con algún juguete sexual. Eso sí, si hasta ahora no te has masturbado con juguetes, ahora sí que es el momento de hacerlo.

2. Debes estar excitada

Deberás estarlo siempre que vayas a mantener relaciones sexuales pero ahora es más importante que lo estés. Así que, los preliminares son esenciales. Tienes que sentir deseo. Tienes que estar lubricada. Te tiene que apetecer mucho llegar al orgasmo.
Si tienes problemas con la lubricación: usa lubricante y masajea poco a poco la zona. Si estás con tu pareja ella podrá hacerlo. Incluso podrá practicar un sexo oral, de forma muy lenta, para que aumenta tu excitación.
Masajea el clítoris. Empieza lento y poco a poco aumenta la velocidad. Cambia de presión, no uses siempre la misma, así será más intenso. Y, en definitiva, hazlo como más te guste. Indica a tu pareja si es necesario.

3. Una vez que estás muy excitada: penetración

La penetración es esencial, sin ella no podrás conseguir el squirt. Así que: si lo quieres intentar tú sola lo que debes hacer es penetrar en la vagina tus dedos. Si con ellos no consigues estimular el punto G tendrás que recurrir a juguetes sexuales. (Y desde ya decíamos que no tienes que verlos como algo negativo. Los juguetes sexuales ayudan a disfrutar del sexo, te van a gustar).
Podrás usar casi cualquier juguete sexual que se introduzca en la vagina: desde un pene de silicona hasta un vibrador. Nuestra recomendación son los vibradores ya que te ofrecerá una sensación de placer por dos: la de la penetración y la de la vibración. Pero realmente debes optar por lo que más excitación te ofrezca a ti y por lo que más cómoda te haga estar. Por ejemplo: no compres un vibrador que sea muy grande y te haga daño. Sé coherente con tus gustos.

4. Ubica el punto G y estimulalo

Y lo más importante es llegar al punto G. ¿Dónde está? Pues se encuentra dentro de la vagina y en la misma dirección del clítoris. Por lo tanto, si introduces tus dedos no tendrás que introducirlos rectos en la vagina, tendrás que intentar introducirlos y con los dedos presionar hacia arriba (que no es lo mismo que hacia dentro).
Una vez ubicado el punto G tendrás que hacer movimientos. Lo recomendados son: presionar sobre él ejerciendo un movimiento circular (como si estuvieras sobre el clítoris) y también deberás variar también la velocidad. Esto hará que la presión de las glándulas que hemos comentado arriba sientan presión y terminen por producir el líquido.

Dicho esto. Una vez que estés en la etapa de penetración + estimulación del punto G, para que disfrutes podrás seguir estimulando el clítoris. Lo que prefieras. Esperamos que disfrutes y que con esto te hayamos ayudado a descubrir cómo conseguir squirting.

Comparte en tus redes socialesShare on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Pin on Pinterest
Pinterest

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *