Problemas de Disfunción Eréctil

Sólo el que la sufre sabe lo difícil que es convivir con un problema que ha sido causa de mofa y chiste en la vida diaria de muchas conversaciones populares. La disfunción eréctil (DE), más conocida como impotencia, afecta a una parte esencial del desarrollo vital de un ser humano, incapacitándolo para el gozo y disfrute de una actividad tan importante para la estabilidad física y mental, las relaciones sexuales.

El sentirse incapacitado sexualmente no es sólo una cuestión basada en un comportamiento que afecta a nivel externo sino que provoca en quien la padece una sensación profunda de fracaso que puede afectar con más intensidad que un simple problema médico. Cuando la virilidad, la masculinidad o la potencia sexual se ponen en entredicho, la falta de autoestima puede alcanzar cotas preocupantes que deben ser atajadas cuanto antes.


Conocer la causas, conocer la solución

‘Salir del armario’ de nuestras inseguridades y reconocer cuanto antes que padecemos una disfunción eréctil es el primer paso para ponerle solución. Una vez dado alcanzado este punto hay que entender las causas que la provocan e identificar cuál de ellas nos afecta.


Causas físicas

  • La presión arterial alta o hipertensión, ya que puede provocar el estrechamiento de los vasos sanguíneos que van al pene
  • Sufrir diabetes o tener unos niveles altos de colesterol
  • Problemas hormonales
  • Efectos producidos tras una cirugía o lesión
  • Consumo de tabaco y alcohol


Causas psicológicas

  • Padecer ansiedad o depresión
  • Estrés (trabajo, familia, etc.)
  • Problemas con la pareja

Es importante conocer el modus operandi de la DE para poder reconocer sus causas. Es posible que la incapacidad para obtener una erección sólo ocurra cuando estemos en pareja y que a solas, en una actividad masturbatoria, nuestro miembro actúe eficazmente. En este tipo de casos la causa más probable de DE sea la psicológica. Si por el contrario nos sentimos incapacitados para ‘actuar’ en cualquier circunstancia, es posible que el problema venga derivado por un motivo físico.


Soy impotente, y ahora qué

Ahora llega la parte más interesante del proceso. Cuando se han identificado y reconocido las causas de la DE, todo lo que está por venir tiene como único objetivo poner freno y buscar un remedio.

En los casos donde existe un problema derivado por razones psicológicas, lo más inteligente es ponerse en manos de un profesional de la salud mental, como un psiquiatra o un psicólogo, que nos ayude a identificar qué, cómo y por qué nos ocurre y principalmente, formas y métodos de ponerle solución.

En aquellas casos de DE relacionados con causas físicas, existen tratamientos basados en un cambio de estilo de vida más saludable para tratar de reducir el riesgo de enfermedad cardiovascular. Los productos farmacológicos, como la famosa ‘pastilla azul’ cuyo componente principal es el sildenafilo, ayudan a aumentar el riesgo sanguíneo en la zona favoreciendo la erección. También son efectivas las bombas de vacío, que fomentan que la sangre fluya hacia el pene y funcionan en un 90% de los casos.


Pero sobre todo, más vale prevenir…

Los que saben y quienes la han estudiado lo tienen claro: se estima que la mitad de los hombres con edades comprendidas entre los 40-70 años padecerán en algún grado la DE. Por este motivo es tan importante seguir las recomendaciones de los expertos para poder evitarla y ‘darle esquinazo’.

  • Bye bye malos hábitos

    Decidir poner punto y final o al menos rebajar el consumo de bebidas alcohólicas y cigarrillos puede marcar una gran diferencia entre vivir bien y malvivir. Asimismo podemos evitar las grasas saturadas, empezar algún tipo de actividad relacionada con el deporte y acabar de una vez por todas con una vida sedentaria dominada por el estrés.

  • Aceite de oliva, oro líquido

    Contamos con uno de los mejores aliados para ayudar a tener un corazón fuerte y sano, el aceite de oliva virgen extra. Los problemas derivados por la presión arterial alta que acaban afectando a las relaciones sexuales, se pueden evitar con el consumo diario de una dieta mediterránea cargada de grandes cantidades de este magnífico producto.

  • Hierbas y otros productos naturales

    Existen gran cantidad de productos provenientes de la madre naturaleza que nos puede ayudar a conseguir no sólo ese estilo de vida saludable que necesitamos sino a reforzar nuestra lucha contra de DE. En esta línea se encuentra la Arginina, un aminoácido que aumenta el flujo sanguíneo y que se encuentra en mucha variedad de productos en forma de pastillas como complemento alimenticio, o en raíces de plantas como el Ginkgo o el ginseng.

Comparte en tus redes socialesShare on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on Google+
Google+
Share on LinkedIn
Linkedin
Pin on Pinterest
Pinterest

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *