¿Qué pasa si quiero un tamaño más grande? Métodos para agrandar el pene

Custom Gallery: no se encontraron imagenes

Mejorar el tamaño de nuestro pene no es sólo una cuestión estética, ni de egocentrismo, ni el resultado de compararnos con otros en el vestuario del gimnasio. La longitud de nuestro miembro y querer mejorarlo es un asunto que, sea cual sea el motivo, nos importa y con eso basta.

Desde este blog hemos decidido hacer un repaso por las principales técnicas de agrandamiento de pene que existen en la actualidad. De este forma podremos decidir cuál se adapta mejor a nuestras necesidades y cuál es más adecuada según sea nuestro caso.


Bombas y los extensores para agrandar el pene

Si bien ambos ‘artefactos’ tienen una misma finalidad, sus técnicas para intentar agrandar el pene están basadas en métodos completamente diferentes.

Las bombas basan su método en el vacío que se crea alrededor del pene para mejorar la longitud. A pesar de haber sido un aparato muy utilizado en el pasado, sus contraindicaciones y consecuencias han pasado factura en su uso en la actualidad.

Los extensores, por otra parte, utilizan la tracción como método de estiramiento sin que exista un perjuicio para quien los usa. Existen numerosos fabricantes que prometen poderosos aumentos no sólo en el tamaño del miembro sino en el grosor.


Cremas, geles o lociones

También mediante el uso de cremas, geles o lociones se puede mejorar la longitud de nuestro pene. Y no, no nos referimos a un tratamiento de belleza similar al de la cosmética facial, sino de productos que aplicados de manera constante pueden favorecer la longitud y el grosor de nuestro miembro con un mínimo esfuerzo.

Este tipo de lociones, menos populares que otros métodos, suelen estar compuestas por vitaminas, componentes naturales y hormonas que penetran a través de la dermis trabajando directamente sobre la mejora de la circulación sanguínea que llega al pene, de esta forma se consigue un dilatación del pene gracias al aumento del riego sanguíneo y un posible aumento a largo plazo.

Con este tipo de ‘tratamientos manuales’ se establece una relación entre el individuo y su pene que sólo por tocarlo e incluso acariciarlo al aplicar el producto, proporciona un grado de familiaridad y reconocimiento del que muchos rehuyen al considerar su miembro de tamaño inadecuado.


Ejercicios para agrandar el pene de forma natural

En relación a esta simbiosis entre nosotros y nuestro miembro, también podemos intentar mejorar la fisonomía de nuestro pene mediante ejercicios. Así como con una rutina de entrenamiento conseguimos fortalecer y aumentar diferentes partes del cuerpo, para aumentar el tamaño del miembro se puede aplicar la misma filosofía.

Los ejercicios de Kegel que tan famosos se han hecho entre las mujeres han resultado ser igualmente útiles para los hombres. Aunque en ambos sexo la técnica aplicada es muy parecida, en nuestro caso es necesario empezar por descubrir dónde se encuentra el músculo pubo-coccígeo.

Aunque por su complicado nombre podemos sentirnos inclinados a saltar al siguiente método, su localización es bastante sencilla. Basta con detener la corriente de orina durante la micción y prestar atención a nuestro cuerpo para descubrir cuál ha sido el músculo implicado en su parada.

Además del Kegel también existe el Jelqing como técnica para ‘entrenar’ nuestro miembro. Mediante este método debemos apretar de forma delicada el pene masajeando desde la base hasta el glande, forzando de este modo el flujo sanguíneo hasta el miembro.

Y si todo lo anterior no nos convence siempre nos queda entrar al quirófano. Si después de todos los procedimientos anteriores aún no estamos convencidos sobre las cualidades y fiabilidad de los resultados de bombas, cremas y ejercicios, siempre nos queda enfundarnos la bata de hospital.

Las operaciones de alargamiento del pene requieren de una cirugía muy especializada para la que no todos los facultativos están preparados y su costo es mucho mayor que el de cualquier crema o extensor.

El tiempo de recuperación para volver a restablecer las relaciones sexuales varía entre las 4 a 6 semanas y algo que no siempre se menciona es que, una vez realizada la cirugía, el tamaño sólo es visible con el miembro en reposo y en ningún caso con el pene en erección.

En su mayoría, y puestos a pasar por el quirófano, los hombres que se someten a este tipo de intervención optan por el pack completo de aumento del pene tanto en longitud como en grosor. Sin embargo, también hay quienes tan sólo optan por mejorar el ancho sin modificar el largo, confirmando que el tamaño (casi) no importa y que siempre que exista pene habrá vida (sexual).

Photo credit: mister addd via Foter.com / CC BY-ND

Comparte en tus redes socialesShare on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on Google+
Google+
Share on LinkedIn
Linkedin
Pin on Pinterest
Pinterest

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *