Los verdaderos trucos sobre cómo hay que masturbar a un hombre

Dar consejos sobre cómo dar placer parece que está a la orden del día… En todos lados, en cualquier página web, podremos encontrar mil y un consejos sobre cómo masturbar a un hombre o sobre cómo no hay que hacerlo… E incluso hay foros en los que ellos mismos responden a las dudas de otras mujeres, en teoría aconsejándolas. Un día de estos nos vamos a encontrar al vecino del quinto dando consejos a este paso, veréis.

Hace poco leímos en un foro mil preguntas del estilo: “¿cómo debo masturbar a mi chico?” o “tengo novio y no sé cómo masturbarlo bien” y en la mayoría de casos las respuestas que se daban no tenían ningún sentido… Nosotros lo más coherente que hemos encontrado es a un “hay que dejarse guiar por los gestos que él transmite”. Por ese motivo hemos decidido hablar sobre ello y completar con este artículo el listado de coherencias que faltan en la red.

Y es que, sinceramente, cada persona es un mundo. Más allá de lo básico, que es sin más hacer un movimiento casi automático, lo que debes tener en cuenta a la hora de masturbarlo es la actitud que tiene y sus gestos… Esos gestos son los que te dirán cómo debes hacerlo: si quiere que vayas más rápido, más despacio, si necesita más presión o simplemente te darán pistas sobre qué ritmo le gusta. Por lo que, de lo que debes estar pendiente es de lo que tu chico transmite, de lo que él busca, quiere o necesita. Y sino: pregunta.

Dicho esto, sobre la gran duda: ¿Cómo masturbar a un hombre de manera correcta? Debemos responderte que no existe una guía universal con unos pasos establecidos pero vamos a ver algunos puntos a tener en cuenta:


1. No lo hagas de cualquier forma, busca la posición ideal

Cambia de postura para que no sea monótono. Pregúntale sobre sus preferencias o tu misma puedes ir cambiando y probando posturas: podéis empezar de pie e ir cambiando hasta estar sentados o acostados. Hazlo como a él más le apetezca, satisface ese deseo…

Además, debes buscar una postura en la que estés cómoda, en la que puedas llevar tu las riendas de la situación, moverte con soltura y tener contacto visual. El contacto visual es importante… Tu tienes su placer en tus manos y debes hacérselo saber con una mirada.


2. Con seguridad, busca el agarre que te sea más cómodo y sorprende

Como bien decíamos un poco más arriba, el movimiento que deberás hacer es casi automático: es subir y bajar sin ningún misterio más pero siempre puedes sorprender jugando con tus manos, ¿no?

Ese movimiento de sube y baja lo puedes hacer o bien con la mano entera o sino siempre puedes usar únicamente el dedo índice y el pulgar formando una especie de aro con el que subes y bajas; así con los demás dedos podrás jugar con otras partes o acariciar los testículos…


3. Encuentra equilibrio en el ritmo a seguir y la presión

Debes encontrar un balance entre el ritmo y el equilibrio. Para conseguir un buen ritmo lo mejor es que le preguntes… A muchos hombres les gusta que se empiece más lentamente y poco a poco se vaya subiendo la intensidad y el ritmo y, sin embargo, a otros les gusta un ritmo lineal. Esta parte es algo personal, por lo que lo mejor es que te fijes en los sonidos que emite, para aumentar la velocidad o sino preguntarle con voz sugerente cómo quiere que lo hagas.

Por otro lado, a los hombres les suele gustar notar que tienes entre tus manos su miembro con cierta presión, pero no te pases. Piensa que es una zona sensible y tienes que controlar esa firmeza para que no hacer daño.


4. Masturba con ganas

Este es un punto esencial. Se debe notar que te apetece, que te lo pasas bien viendo como siente placer, que te gusta… Tu actitud es muy importante y también es algo que le va a motivar. Controla cómo le hablas, cómo actúas, cómo lo haces… Piensa que hacerlo desganada puede quitarle todas las ganas de continuar.


Imagen principal procedente de .

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *