La sexualidad de la mujer en la menopausia

Cada etapa de la vida tiene su encanto. La adultez es una de ellas y en especial para redescubrirse y reinventarse en el sexo. Si como mujer has llegado a la menopausia, habrás notado ciertos cambios en tu cuerpo y en tu deseo sexual. En NaturLove te contamos cómo recuperar la confianza en ti, sacarle el máximo partido a tu edad y, lo más importante, que vuelvas a disfrutar de tu sexualidad sin complejos.

¿Por qué no lubrico?: sequedad vaginal

La menopausia llega, inevitablemente, con calores repentinos, dolores de cabeza y… sequedad vaginal. ¿Te resulta familiar? Los factores que la producen pueden ser muy diversos. Pero tenemos buenas noticias, porque tiene solución.

Uno de los factores más claros que provocan la sequedad vaginal es el componente hormonal. Alrededor de los 50 años, aparecen estos cambios que afectan a la morfología de los genitales femeninos, haciendo que la vagina sea menos elástica y se reseque o no lubrique suficiente. Esto puede llegar a producir sensación de ardor, escozor y picores, en especial durante las relaciones sexuales con penetración. Para paliar esta carencia de estrógenos, te recomendamos que consultes con tu ginecólogo de confianza para valorar si es necesario hacer un tratamiento hormonal. Sin embargo, puedes empezar tratándolo tópicamente con cremas hidratantes o lubricantes, que suele ser suficiente para solucionar este tipo de molestias.

En NaturLove encontrarás lubricantes con base agua que te ayudan a lubricar y humedecer la zona interna y externa de la vagina y facilitan mucho la penetración. Hay otros tipos de lubricantes con efecto frío o calor, con sabores, olores… para todos los gustos. ¿Y qué me dices de los estimulantes femeninos? Estos productos son maravillosos para contribuir a la excitación y aumentar la sensibilidad en tu zona íntima.

La falta de lubricación de la vagina también puede deberse a la fase del ciclo menstrual en la que te encuentres, así como a los efectos secundarios de alguna medicación que tomes de forma recurrente. Algunas mujeres confunden estos síntomas con la presencia de hongos vaginales o vaginosis. Para descartarlo y salir de dudas te sugerimos de nuevo que lo consultes con tu médico de confianza, aunque si no resulta ser ninguno de estos problemas y simplemente se trata de sequedad vaginal, utiliza los productos lubricantes, geles hidratantes y estimulantes que te comentábamos.

“Ya no me apetece”: la falta de deseo sexual

La disminución de la líbido es parte del proceso en esta etapa, pero hay formas de recuperar el deseo sexual. Los cambios de humor y las molestias físicas durante el sexo como la sequedad vaginal pueden influir en que te apetezca más o menos mantener relaciones sexuales.

Solucionar la sequedad vaginal influirá positivamente en la recuperación del apetito sexual. Es lógico que hayas evitado tener sexo si cada vez que ha habido una relación con penetración has notado molestias o te ha generado estrés pensar en que no iba a funcionar.

Si quieres recuperar las ganas de mantener relaciones sexuales, puedes lanzarte con los afrodisiacos para mujeres en el formato que te resulte más cómodo y práctico. Los encontrarás como geles o lubricantes, en spray y pastillas… Tienes un gran abanico de posibilidades que explorar.

Tips para mejorar las relaciones sexuales en la menopausia

Todos los problemas de los que hemos ido hablando más arriba suelen influir en la falta de autoestima y seguridad en la cama. Para mejorar las relaciones sexuales durante esta etapa de madurez, lo prioritario es volver a sentirte atractiva y deseada. ¿Cuánto hace que no te compras algún conjunto sexy? ¿Y que no pruebas a tener sexo de forma diferente? Puedes probar a comprarte ropa con la que te sientas cómoda o planificar un juego sexual divertido y fuera de lo común. Porque sí, una de las claves para recuperar el deseo es sentirse deseado (tanto tú, como tu pareja). Si quieres saber más sobre el tema, en este artículo “20 Juegos eróticos para disfrutar y salir de la rutina”, te damos algunas ideas.

Hablar del tema también ayudará a quitarte un peso de encima. Y si se te hace cuesta arriba, empieza hablándolo con tus amigas de confianza, con tu ginecólogo/a o con mujeres que estén pasando por lo mismo. No te culpes, es una situación normal en esta edad y hay que saber verle el lado positivo. Ahora, más que nunca, sabes lo que quieres (¡y lo que no!) y si en algo has ganado es en madurez. Afronta la situación con buen humor y cuando te sientas preparada, háblalo también con tu pareja para encontrar una solución.

Tampoco olvides la importancia de los juegos previos a la penetración. Si la sequedad es un problema recurrente, empezar con penetración es algo que deberías evitar. Presta más atención a otras partes como los pezones, los muslos, las nalgas, la tripa, el cuello, las orejas… Te recomendamos que te atrevas a excitarte con besos en estas zonas erógenas, a estimularte con juguetes sexuales y a usar lubricante para humedecerte y olvidarte de la sequedad.

Ya has visto que no, no eres la única enfrentándose a estos problemas. Porque la gran mayoría de mujeres entre los 45 y los 55 padecen algún tipo de síntoma relacionado con la menopausia. Pero ahora que ya sabes cómo ponerle solución al problema, toca disfrutar del sexo de nuevo. Y si estos consejos no responden a tus dudas, puedes buscar una valoración más personalizada acudiendo a un/a sexólogo/a o ginecólogo/a para hablarlo con más calma y toda la naturalidad posible. No lo olvides, todas las etapas de la vida tienen cosas positivas y, por eso, te mereces disfrutar del sexo durante la menopausia sin ninguna molestia.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: