Cómo hacer la felación perfecta de la que se acordará seguro

felación perfecta

Hacer una felación perfecta es todo un arte y requiere de cierta destreza. Pero con la práctica, el tiempo y con suerte nuestros consejos sobre cómo hacer un buen sexo oral seguro que irás ganando más y más experiencia.

Pero antes de explicarte nuestros mejores trucos, ¿sabes en qué consiste una felación? El sexo oral masculino es una de las prácticas sexuales más placenteras y consiste en estimular el pene de forma oral, con la lengua y los labios. Y lo mejor es que, cuando se realiza una buena felación, esta puede llegar a ser verdaderamente memorable.

En este post te contaremos paso a paso todos los secretos para hacer una felación digna de recordar. ¿Empezamos?

Si no es que “sí”, es que no

¿A qué nos referimos con esto? Para empezar, lo más importante para esta y cualquier otra práctica sexual es el consentimiento mutuo. Es decir, si alguien de los dos no se siente cómodo, o tiene dudas sobre si hacerlo o no, es mejor no hacerlo. Que ambas partes estéis de acuerdo hará que lo disfrutéis y os sea más fácil relajaros, tanto si eres la persona que realiza la felación como si eres quien la recibe. Una vez haya el sí por las dos (o más) partes, ya podéis lanzaros a disfrutar. Ahí va cómo:

Calienta el terreno poco a poco

Ir aumentando la excitación de forma sugerente es clave para llegar a un orgasmo más intenso y explosivo. Usa los labios, las manos, la lengua para estimular otras partes del cuerpo antes de llegar con la boca a la zona del pene. Algunas partes en las que puedes poner más atención antes de realizar la felación son los muslos, las ingles, el pecho, el cuello, las orejas… Ve quitando la ropa lentamente y juega, por ejemplo, acariciando el pene por encima de la ropa interior.

Estimula múltiples partes a la vez

Cuando hayas llegado a su zona genital, debes tener en cuenta que la parte más sensible y erógena del pene es el glande, que se encuentra en la punta. Pero aunque sea de las más excitantes de estimular, te recomendamos que no te olvides de las otras partes del pene, que estimulándolas complementariamente incrementan mucho el placer durante la felación.

El lubricante, siempre tu mejor aliado

No nos cansaremos nunca de decirlo. El lubricante es esencial en el sexo y en el sexo oral aún más. No solamente aumenta el placer porque resulta más fácil de deslizar la mano y la boca, sino que evitará dolores innecesarios y te facilitará mucho el trabajo.

¿Qué movimientos hago?

Cuando llegues al pene con la boca, empieza suavemente besando el glande, la parte del tronco, o besando suavemente los testículos y acompañando, si quieres, el movimiento con la mano, subiendo y bajando. Varía la intensidad y la velocidad en función de la reacción de la otra persona. Recuerda que aunque llegar al orgasmo es importante, cómo se llega lo es aún más. Así que tómate tu tiempo y ve de menos a más

Con la lengua, lame el glande y el resto del pene, haciendo movimientos circulares, verticales u horizontales. También puedes ejercer presión y succionar con los labios mientras introduces el pene con la boca. Usa una o dos manos simultáneamente para estimular la zona del tronco o bien la zona del glande.

Uno de los tips más importantes es utilizar los labios para evitar hacer daño con los dientes. Y si quieres volverle loco te recomendamos que mantengas el contacto visual de vez en cuando y que pruebes también a combinar la felación poniendo de vez en cuando el pene lubricado entre tus pechos. Antes de llegar al orgasmo, es recomendable mantener un ritmo más regular, ya sea con la boca, la mano o ambas.

Te recordamos que no es necesario realizar una “garganta profunda” para que la felación sea perfecta. Introduce el pene tan adentro como sea cómodo para ti. Una forma que puede facilitar una mayor inserción del pene en la boca es la posición del 69 además de controlar la respiración por la nariz.

Para los más atrevidos, estimular la zona del perineo (entre los testículos y el ano) o el ano suavemente, puede ser muy excitante en especial cuando se está llegando al orgasmo. Y aún mejor, el punto P, es uno de los puntos de máximo placer de los hombres y se puede estimular introduciendo un dedo y curvándolo un poco hacia el ombligo o bien con un juguete curvado.

No te limites a una postura

Una felación se puede hacer en muchas posiciones, no lo olvides. Quizás lo primero que te viene a la mente sea en la cama o de rodillas, aunque también se puede hacer en 69, o que la persona que prefiera tener el control se ponga encima. ¿Cuál es tu favorita?

Añade vibraciones o efectos de temperatura

Aumenta aún más el placer y añade vibraciones con un anillo vibrador, por ejemplo. Este, al aplicar presión sobre la base del pene, aumentará la circulación sanguínea y, por lo tanto, el placer. Otra forma de añadir vibraciones a la felación es el denominado “humming”, que consiste en hacer vibraciones con la boca de forma gutural. Los cambios de temperatura, además, también aumentan mucho el placer, efectos que puedes conseguir con hielos o con lubricantes con efectos.

Dale sabor y protégete

Realizar una felación sin protección tiene riesgos, ya que se pueden transmitir y contraer fácilmente enfermedades de transmisión sexual. Para ahorrarte una ETS, te recomendamos que, con tu pareja sexual, acordéis cuál es el mejor método para protegeros. Nosotros te recomendamos que uses un preservativo de látex con sabor

Es una lástima, porque el sexo oral, en general y erróneamente, se considera un juego preliminar, pero creemos que este puede ser el centro del encuentro sexual o una gran parte de él, sin necesidad de que haya penetración a posteriori.

Por último, te recordamos que no hay dos penes iguales y que a cada persona le gustan cosas diferentes. Es por ello que estos consejos te los debes tomar como una guía, y que no olvides que lo importante es la comunicación con tu pareja sexual y la empatía.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

0
A %d blogueros les gusta esto: