Que la eyaculación precoz no te pare: cómo funcionan los geles retardantes

Cuando se trata el tema de la eyaculación precoz (EP), es muy difícil abordar el tema desde un punto de vista positivo sin sonar insensible o poco empático. Quizá con tan sólo señalar que las estadísticas indican que uno de cada cinco hombres ha sufrido, sufre o sufrirá en el futuro de EP, es motivo suficiente para seguir leyendo este artículo.

Este tipo de disfunción sexual ha venido copando el sitio de investigaciones acerca de la sexualidad humana desde hace más de medio siglo y aún así un porcentaje muy alto de hombres se sigue negando a admitir que la padece y prefiere no bucear en el asunto como si no existiera en sus relaciones íntimas.


No todo es cuestión de tiempo

Para reconocer si un hombre sufre de EP no existe un único patrón basado en el tiempo que tarda en eyacular, ya que éste es variable de persona a persona. De hecho, hace falta que converjan dos factores más que ayudan a cotejar que los síntomas indican una disfunción sexual de esta índole.

Eyacular durante el primer minuto de la penetración vaginal, de manera habitual, es decir, cada vez que se mantienen relaciones sexuales, nos indica un segundo síntoma de la EP: la falta de control. No poder dominar a propia voluntad para que el clímax se retrase el tiempo suficiente para que uno mismo y la pareja disfrute del acto, es otro claro indicador de sufrir un trastorno sexual.

Un tercer síntoma es la insatisfacción. En hombres que sufren EP son muy comunes los sentimientos de frustración o fracaso después de mantener relaciones íntimas, como si estuvieran constantemente ante una evaluación de sus propias capacidades amatorias y no fueran capaces de alcanzar un simple aprobado.


La ley del silencio

Cuando un hombre sospecha o sabe a ciencia cierta que padece de EP, opta por el voto de silencio en la mayoría de casos. Además de vivir con la preocupación, el estrés, la frustración y el rechazo a mantener relaciones sexuales, no es consciente de que su negación es la principal barrera para aliviar el problema.

Entender y asumir que la EP es como cualquier otra patología y que no hay que experimentar vergüenza sino buscar tratamientos, es clave para mejorar su estilo de vida en todos los sentidos. Además, también es importante saber comunicarse con la pareja y buscar su apoyo.


Productos y geles retardantes y su función en la EP

Como hemos visto, la EP es un trastorno sexual tan común que por eso existen gran variedad de formas de aliviarla. De hecho, en el mercado se pueden encontrar diferentes tipos de cremas, sprays o geles retardantes que ayudan a dilatar el momento de la eyaculación y a prolongar el placer de los dos miembros de la pareja.

Los denominados productos ‘retardantes’ se llaman así porque en la mayoría de casos están compuestos por una pequeña cantidad de anestésico local que, una vez aplicados en el pene, adormecen y reducen la sensibilidad de la zona consiguiendo que el momento del clímax se retrase.


Aplicar, esperar y actuar

Los geles que dilatan el momento de la eyaculación suelen ser inocuos para quien los usa y no tiene efectos secundarios ni sobre el propio organismo ni para la pareja, pero sí que ayudan a que las relaciones íntimas no terminen antes de empezar a disfrutar dejando insatisfechos a los actores implicados.
La mayoría de geles retardantes tiene una forma de aplicación muy similar. Los fabricantes recomiendan que se extienda sobre el miembro masculino antes de comenzar las relaciones sexuales dejando el margen suficiente para que la crema se absorba y empiece a funcionar. En caso contrario se puede transferir parte del producto a la pareja reduciendo también su sensibilidad.

Otros factores a tener en cuenta:

  • La cantidad: aquí no funciona la máxima de más es mejor. Si aplicas una cantidad excesiva de gel puedes conseguir un adormecimiento tal que pierdas completamente la sensibilidad en la zona del pene, consiguiendo que las relaciones sean poco o nada satisfactorias.
  • Leer las instrucciones de uso: aunque aquí tienes algunas pautas, es importante seguir las recomendaciones del fabricante ya que el tiempo de aplicación, los componentes o las reacciones secundarias pueden variar entre un producto y otro.


Nuestros geles retardantes

Comparte en tus redes socialesShare on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on Google+
Google+
Share on LinkedIn
Linkedin
Pin on Pinterest
Pinterest