Bolas Chinas: todo lo que tienes que saber antes de utilizarlas

¿Qué son las bolas chinas?

Las bolas chinas, también conocidas como bolas kegel o Geisha balls, son un tipo de juguete sexual para la mujer en forma de una o dos esferas unidas por un cordón, dentro de cada esfera hay una bola hueca que contiene en su interior otra bolita más pequeña que produce una pequeña vibración cuando hay movimiento y choca con la bola más grande. Esta pequeña vibración cuando está dentro de los músculos del suelo pélvico de la mujer hace que se muevan y se ejerciten sin que la mujer tenga que hacer ningún tipo de ejercicio extra o movimiento.

Hay mujeres que pueden llegar a notar la vibración de las bolas dentro de ellas y hay otras que no lo notan, depende de la debilidad del suelo pélvico.

¿Para qué se utilizan?

Las bolas chinas se utilizan para mejorar la elasticidad y fortalecer los músculos del suelo pélvico, que son el conjunto de músculos que sostienen la vejiga, uretra, útero, vagina, recto y ano.

Los músculos del suelo pélvico de la mujer se pueden dañar, debilitar y distender debido a varios factores, los más comunes son la edad, el embarazo, parto, post-parto, menopausia, periodos de estreñimiento, deportes de alto impacto, entre otros.

Si la musculatura pélvica está dañada o debilitada entonces se ocasionan problemas de incontinencia urinaria, dolor lumbar, sequedad vaginal, dificultad por conseguir el orgasmo, etc.

¿Qué beneficios tienen las bolas chinas?

Está demostrado que el uso continuado de bolas chinas ayuda a tonificar y fortalecer los músculos del suelo pélvico, y esto ayudar a corregir algunos problemas de salud de la mujer como:

  • Tratar los problemas de incontinencia urinaria o pérdidas de orina.
  • Mejorar la lubricación natural vaginal.
  • Recuperar la sensibilidad y el placer de la mujer en las relaciones sexuales.
  • Disminuir el riesgo de prolapso.

¿Cómo usar las bolas chinas?

Los bolas chinas son muy fáciles de usar, simplemente tienes que introducir en la vagina la bolas como si fueran un tampón y dejar fuera el cordón para facilitar la extracción, recomendamos usar lubricante a base de agua para facilitar el proceso de inserción.

Es posible que sean molestas al principio, pero pronto tu cuerpo se acostumbrara y ya no notarás que las tienes dentro.

Un vez las bolas están colocadas dentro, hay que moverse, pasear, ir a comprar, hacer ejercicio, etc. ya que es importante que la bola pequeña choque con la bola grande para que se produzca la contracción en el suelo pélvico y de esta forma, el conjunto de contracciones son las que hacen ejercitar los músculos y los fortalecerán.

Se recomienda empezar usando una bola pequeña y de peso ligero durante 10-15 minutos unos 3 días a la semana, recomendamos ir incrementando progresivamente el tiempo de uso hasta 1 o 2 horas diarias. También puedes aumentar el peso de la bola y pasar a usar dos bolas con el paso del tiempo.

Siempre que seas constante con la rutina diaria de utilizar las bolas, se debe de empezar a notar los beneficios en question de 1 mes o mes y medio, aunque depende de la persona y del daño del suelo pélvico.

¿Qué bolas chinas elegir?

Cuándo se trata de escoger unas bolas chinas, tienes que tener en cuenta cuales son las que se adaptan más a tu cuerpo y a tus necesidades ya que existen diferentes tipos dependiendo del tamaño, el peso y el material.

Bola china única: este tipo es muy adecuada para las mujeres que son principiantes ya que una sola bola es mucho más fácil de llevar y más ligera. Es ideal para aquellas mujeres que tengan los músculos del suelo pélvico muy debilitados.

Bolas chinas dobles: Las mujeres que ya han usado una sola bola durante 2 o 3 semana pueden pasar a usar dos bolas. Estas son más pesadas aunque hay de diferentes pesos, recomendamos empezar con unas de un peso más ligero antes de probar las más pesadas. Son apropiadas para las mujeres que quieran realizar ejercicios kegel.

Bolas chinas con pesos intercambiables: estas bolas son muy cómodas ya que te permite poder cambiar de peso cuando lo necesites y no es necesario tener que comprar otras bolas con pesos diferentes.

Bolas chinas vibradoras: este tipo de aparato produce vibraciones por lo que no es necesario estar en movimiento para practicar los ejercicios y además se controla con una aplicación móvil o con un mando a distancia y tienes diferentes programas según el dispositivo.

Lo ideal es empezar con una bola de mayor tamaño y peso ligero para que sea más fácil mantenerla dentro de la vagina y los músculos hagan su trabajo. Una vez se haya conseguido tonificar la zona pélvica un poco, se puede pasar a usar dos bolas de menor tamaño pero mayor peso.

Comparte en tus redes socialesShare on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Pin on Pinterest
Pinterest

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Abrir chat