Atención chicas: pasos para alcanzar el orgasmo perfecto

El orgasmo femenino es algo así como el misterio de la santa Trinidad pero elevado a la máxima potencia. En pleno y efervescente siglo XXI, mujeres a lo ancho y largo del globo terráqueo no cesan en su empeño por descubrir cuáles son los ingredientes necesarios para alcanzar la perfección amatoria. Desde aquí, proponemos unos pasos imprescindibles para conocernos a nosotras mismas y alcanzar eso que todas andamos buscando: el orgasmo al cuadrado.


Paso 1. Conoce qué dicen de tu cuerpo (los expertos)

Atrás quedaron los días en los que un señor con bigote y barba trató de hacernos creer que los orgasmos clitorianos los tenían las mujeres jóvenes y los vaginales eran sólo del dominio de las más experimentadas. Sigmund Freud erró en este supuesto pero sentó las bases de las futuras investigaciones acerca de la sexualidad femenina. En la actualidad, estudios como el llevado a cabo por los italianos Vincenzo Puppo y Giulia Puppo han sacado a la luz una controvertida teoría al denominar al clítoris como el ‘pene femenino’. De acuerdo o no, lo cierto es que el clítoris es parte fundamental en el placer sexual femenino.


Paso 2. Los hombres son de marte y las mujeres también

Cuesta trabajo creer que son muchos más los puntos que tenemos en común con los hombres que aquellos que nos diferencian. Barry Komisaruk, psicólogo con más de 30 años de investigaciones sobre la sexualidad femenina sobre sus espaldas, ha estudiado en profundidad el funcionamiento del cerebro tanto en hombres como en mujeres en el transcurso de sus relaciones íntimas. Entre sus conclusiones ha destacado como ambos desarrollan la misma actividad neuronal durante el orgasmo y que sólo se establecen diferencias una vez han alcanzado el clímax. Es decir, que si ellos pueden nosotras también.


Paso 3. Vaginal Versus Clitoriano

El orgasmo clitoriano es el más reconocido y aceptado por las mujeres. Descubrir que tenemos un punto externo que podemos localizar y acariciar, a solas o en compañía, hace que el camino hacia la cumbre sea mucho más fácil de alcanzar. Por el contrario, obtener un orgasmo vaginal es mucho más complicado y no existe un mapa del tesoro que nos indique con una cruz cómo llegar hasta él. Sabemos que está ahí pero depende de nosotras explorar hasta alcanzarlo.

Aún así, limitar la capacidad sexual femenina a estos dos tipos de orgasmo es un poco vago. A lo largo de los últimos años se han puesto sobre la mesa ejemplos de mujeres que han conseguido alcanzar el clímax sin necesidad de estimulación del aparato genital y que lo han hecho tan sólo mediante el uso de caricias en los pezones, la espalda o el cuello.


Paso 4. Para ganar hay que jugar

En muchas ocasiones tendemos a mirar la cantidad antes que la calidad sin prestar atención a los detalles importantes. Según una encuesta realizada por la Universidad de Indiana, en Estados Unidos, la mayoría de mujeres necesita de juegos previos para poder alcanzar el orgasmo. Las caricias, los tocamientos, besos y todo lo que despierte la líbido de las mujeres son componentes indispensables para llegar al clímax. Si además tu pareja sabe descubrir qué es lo que verdaderamente te excita, ya tienes medio recorrido ganado.


Paso 5. Orgasmos a los 50, 60, 70…

¿Quién decide a qué edad se termina la vida sexual de una mujer? Entre los falsos mitos y leyendas que circulan por los mentideros de la sociedad está aquél que habla sobre la fecha de caducidad amatoria de las mujeres. Cumplir años no implica que la sexualidad femenina se haya terminado y, por supuesto, no con los orgasmos. Que una mujer adquiera madurez implica que también la adquiere sexualmente lo que favorece su conocimiento sobre su propio cuerpo, sus deseos y sus gustos.


Paso 6. Keep calm and disfruta

A pesar de todas las teorías y de todos los estudios llevados a cabo y que han obtenido diferentes y diversos resultados, hay una cosa en la que expertos de todo el mundo están de acuerdo: las relaciones sexuales saludables empiezan no sólo por una relajación del cuerpo sino también de la mente. Barreras como los prejuicios o la timidez son las que nos impiden disfrutar de nuestra sexualidad de una manera libre y sin vergüenzas. Es mejor derribarlas y dejarse llevar para poder disfrutar plenamente.

Comparte en tus redes socialesShare on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on Google+
Google+
Share on LinkedIn
Linkedin
Pin on Pinterest
Pinterest

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *